Samanta Cortés
Samanta Cortés
Galicia, retornada emprendedora
Samanta Cortés viajó por medio mundo antes de ser madre y retornar a su tierra; un bagaje acumulado que ha transformado en un negocio innovador con una idea de fondo: ‘maternar’
Kyaka 2
Kyaka 2
El gobierno autonómico acaba de activar, en colaboración con la ONG Farmamundi, un convenio para prevenir y dar respuesta a la pandemia del coronavirus en el campo de refugiados Kyaka II
Dra María Loira
Dra María Loira
María Loira Gago se fue a Malta para aprender idiomas y descubrir cómo es la vida lejos de casa
Roselyn Alamilla
Roselyn Alamilla
Venezuela, retornada emprendedora
Roselyn Alamilla vivía en Caracas hasta que un secuestro en su propio hogar la impulsó a descubrir la tierra de sus orígenes; una Galicia en la que ha cursado sus estudios de postgrado e impulsado su propio negocio. Siempre en compañía de su marido y sus tres hijos
Sara Lavandeira
Sara Lavandeira
Brasil, becaria BEME
La historia familiar de Sara Lavandeira se desarrolla, como tantas, en tres actos: Galicia, Brasil, Galicia
Fabiola Monasterio Ríos
Fabiola Monasterio Ríos
Chile, becaria BEME
Fabiola Monasterio Ríos llegó a las becas BEME de casualidad. Nacida en Chile hace 40 años, la suya es una historia urdida, sin saberlo, a través de las raíces gallegas de su padre.
Tamara Acha Castrelo
Tamara Acha Castrelo
España, becaria BEME
Tamara Acha emprendió su aventura londinense en 2014. Allí acabó trabajando en una empresa de videojuegos: contrato indefinido y un futuro en la gran ciudad. Y pese a todo, echaba de menos Galicia a cada instante
Nerea Couto Caldelas
Nerea Couto Caldelas
Ferrol, becaria BEME
Nerea Couto Caldelas nació en Ferrol y se licenció en enfermería, pero la vida la acabó llevando a Fráncfort
Camila Jiménez González
Camila Jiménez González
Argentina, becaria BEME
Camila Jiménez nació en Buenos Aires hace 25 años; hoy descubre Galicia, la tierra de sus abuelos, gracias a una beca BEME
Sabrina Dalio Arufe
Sabrina Dalio Arufe
Argentina, becaria BEME
“Pasamos 15 días con la familia en Noia. Mamá tenía a sus tías, más de 20 primos y más de 30 primos segundos a los que aún no conocía. No nos alcanzó el tiempo a verlos a todos”