• Un estudio de la Universidad de Santiago de Compostela abre la puerta a una aproximación terapéutica que podría posibilitar un ensayo clínico en el plazo de tres años
01
Apr
2024
Sede del CiMUS.

Galicia mantiene su apuesta por la investigación y la vanguardia. Un marco en el que investigadores del Cimus de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) avanzan en la detección temprana y en el tratamiento de un cáncer cerebral letal, el gliobastoma -un tumor que se origina en el cerebro, de rápido crecimiento y agresividad, que afecta sobre todo a las personas mayores- mediante la nanotecnología.

Se trata del tumor cerebral más común y actualmente no tiene cura, con una supervivencia media que no supera los 14 meses desde el diagnóstico. “Esto se debe a que la investigación se focalizó en otros tipos de cáncer con mayor prevalencia, como el de mama, próstata o pulmón. En el caso de los tumores cerebrales, la falta de inversión llevó a que el pronóstico de los pacientes hoy sea similar l que tenían hace varias décadas”, según explica la investigadora principal del CiMUS María José Alonso.

La nanotecnología significa para este grupo de la USC un enorme desafío que supone llevar radiofármacos desde su inyección intravenosa hasta el glioblastoma. “Aunque, gracias al anticuerpo monoclonal el radiofármaco debería unirse específicamente al tumor, para que esto ocurra primero tiene que llegar hasta allí. La gran dificultad que presenta nuestro proyecto y que pretendemos solucionar con el desarrollo de nanopartículas que permitan al radiofármaco atravesar las diferentes barreras biológicas con las que se encuentra. El mayor desafío lo encontrará en el cerebro, donde primero tiene que superar la barrera hemato-encefálica y posteriormente en el cerebro hasta alcanzar las células tumorais”, sostiene Alonso.

Trabajo de campo

El trabajo dirigido desde el CiMUS de la USC tiene una primera parte de desarrollo en el laboratorio, en la que se ensayarán diferentes planteamientos de nanopartículas y se buscará la solución óptima para atravesar la barrera hemato-encefálica. Además, se realizarán las pruebas de unión de los anticuerpos a los isótopos radiactivos para formar el radiofármaco. La primera fase debería tener como resultado varios prototipos de nanopartículas que sean capaces de encapsular los radiofármacos.

La segunda parte del trabajo, según explica el investigador principal del CiMUS, Pablo Aguiar, “se centrará en la validación in vivo de los prototipos”. Para eso se trabajará con modelos animales de glioblastoma y con equipación de imagen de última generación para comprobar la eficacia en términos de diagnóstico y tratamiento. “Primero, investigaremos si nuestros radiofármacos son capaces de alcanzar el tumor de forma específica mediante las imágenes de PET y, posteriormente, comprobaremos si los electrones son capaces de eliminar las células tumorais y controlar el crecimiento del tumor”, apunta.

Los científicos confían en que sus resultados muestren un aumento de la supervivencia de los animales comparados con los tratamientos convencionales basados en quimioterapia. La orientación traslacional de los experimentos permitirá generar evidencia trasladable a un ensayo clínico.

Avanzar en esta línea de investigación podría suponer un cambio de paradigma en el tratamiento del glioblastoma y otros cánceres de difícil diagnóstico y mejorar notablemente la calidad y esperanza de vida. En caso de éxito, “nuestra investigación podría generar la evidencia necesaria para poder presentar un ensayo clínico en el plazo de unos tres años” aseguran María José Alonso y Pablo Aguiar.

Compartir