• La iniciativa persigue poder trazar el mapa de relaciones de una persona en los dos días anteriores a su contagio.
  • El uso de Bluethoot la sitúa en la senda europea y en la de países asiáticas como Singapur, con un reducidísimo índice de contagios.
13
May
2020
Bluethoot

Mientras que la curva de contagios continúa descendiendo, tanto en España como en Galicia, empresas y administraciones llevan tiempo trabajando en el mundo post-covid. Ese que hemos dado en llamar la ‘nueva normalidad’, y en el que, a la espera de una vacuna que nos devuelva a ‘normal normalidad’, resulta imprescindible dotarse de los mecanismos necesarios que prevengan un posible rebrote.  

En este sentido, Galicia está trabajando en una novedosa aplicación que persigue rastrear los posibles casos de contagio de Covid-19, que tiene como objetivo trazar el mapa de relaciones que haya tenido una persona a través del teléfono. Mediante el uso de tecnología Bluethoot, el objetivo es poder contactar con aquellas personas con las que un contagiado haya estado en contacto en las 48 horas anteriores a sufrir los primeros síntomas.  

Para su aplicación, sería necesario, en primer lugar, la voluntad de la ciudadanía de descargar la app y conceder acceso a sus contactos. A partir de ahí, el objetivo pasaría por telefonearlos y establecer con cada una cuarentena de 14 días. Después se le realizaría un test PCR que, en caso de dar negativo, le permitirá reincorporarse a la rutina diaria. 

El uso de la tecnología Bluethoot sitúa esta apuesta gallega en la misma línea de la adoptada por Europa, que hace unas semanas presentaba la iniciativa Rastreo Paneouropeo de Proximidad para Preservar la Privacidad. Esta aplicación móvil PEPP-PT (Pan-European Privacy-Preserving Proximity Tracing) busca servir de base para que los países del continente elaboren sus soluciones para el desescalado progresivo del confinamiento.  

EL BLUETHOOT, FRENTE A LA GEOLOCALIZACIÓN, RESPETA LA INTIMIDAD DEL USUARIO 

En este caso, como en el gallego, la utilización de Bluetooth y no de geolocalización, contribuye a dotar de un mayor anonimato a los ciudadanos. De hecho, la propia Comisión Europea sugería el mes pasado la prevalencia de esta opción sobre la del GPS, ya que en el caso del Bluethoot el rastreo se efectúa fuera de los dispositivos.  

Intimidad y efectividad 

Asimismo, y tan importante como la mencionada privacidad, es que esta tecnología menos invasiva de la intimidad no disminuye el éxito del rastreo ni el control de los contagios. De hecho, numerosos países asiáticos llevan tiempo empleando apps con Bluethoot para seguir el virus, detectar nuevos contagios y prevenir otros.  

Un claro ejemplo de la utilidad de este tipo de aplicaciones es Singapur. Con 5,7 millones de habitantes, el país asiático suma sólo 21 fallecidos registrados por Covid-19. Desde el principio, y de cara a evitar una escalada de contagios, su Gobierno lanzó ya en marzo una aplicación bautizada como ‘TraceTogether’ que, en lugar de usar el GPS, emplea el Bluetooth transformando el móvil en una especie de radar que se conecta durante unos milisegundos a otros dispositivos cercanos a su paso.  

Así, cuando un ciudadano se para a hablar con otro, la app emite un identificador cifrado que capta el móvil de la otra persona. Una relación tecnológica que también se establece en el otro sentido. De esta forma, se van recolectando identificadores que permiten al Gobierno saber a qué móvil pertenecen, y aislar a la población que haya estado en contacto cuando surge un positivo.   

TEXTING
Metro mascarilla

La doble vía gallega 

En el caso de la app gallega, la administración autonómica trabaja en una doble vía de utilidad de esta aplicación. De un lado, permitirá al Sergas comunicarse con personas vulnerables (fundamentalmente, mayores y gente con patologías previas); y, de otro, trazar ese mapa interrelaciones personales con la mínima invasión posible de la intimidad de una persona.  

En definitiva, un importante paso para acercar la ‘nueva normalidad’ a la ‘normal normalidad’. Esa que llegará cuando el coronavirus no sea más que un mal recuerdo. Mientras tanto, cualquier prevención es poca para evitar rebrotes.  

VEN A GALICIA. ¡EL SECTOR TIC TE NECESITA!
Compartir