• El documental 'Hijas de Galicia, Macorinas' llega a nuestra tierra para narrar la historia de una parte de la emigración femenina gallega a la isla, estableciendo analogías con la inmigración actual
10
Sep
2020
Documental Cuba

Hace más de un siglo Cuba se convirtió en el destino principal, junto a Argentina, de miles de gallegos que buscaban un sueño mejor. Sólo en las seis primeras décadas del siglo XIX, la isla recibió a 200.000 gallegos, una marea humana empujada por la por factores económicos, culturales, familiares y sociales. Muchos de ellos consiguieron protección y trabajo, creando una importante colonia gallega que aún perdura. Otros -'otras' demasiadas veces- encontraron un destino más esquivo. Esa es la historia que persigue el documental 'Hijas de Galicia, Macorinas', que llega a nuestra tierra, al Festival Internacional de Cortos de Verín Vía XIV, para recordar y dar voz a aquella epopeya femenina

Dirigido por Xosé Lois Santiago 'Pello' y Fran Naveira, el trabajo cuenta la historia de explotación de una parte de la emigración femenina gallega a Cuba, estableciendo analogías con situaciones que suceden en la actualidad con migrantes en diferentes partes del mundo.

En concreto, el documental describe el devenir de la asociación 'Hijas de Galicia', formada por mujeres gallegas emigrantes que, en más casos de los deseados, sufrieron historias de engaños para entrar a formar parte de la prostitución cubana a comienzos del siglo pasado.

“La situación no deja de ser similar a la de otras mujeres que hoy en día emigran a nuestra tierra, o a otros lugares, y finalizan desempeñando la misma función, siendo explotadas por mafias sexuales”, destaca 'Pello', que reconoce que obtener información, datos e imágenes de estas mujeres se tornó una labor muy complicada, debido principalmente al oscurantismo y a las dosis de vergüenza que acarrea el concepto de prostitución.

Expertos y testigos

“Cuando abordamos el desarrollo de este proyecto nos pusimos en contacto con investigadores; tanto gallegos como cubanos; estudiosos, expertos y testigos directos e indirectos de este asunto”, ahonda 'Pello'. “Nuestro miedo inicial al llegar a La Habana era no encontrar suficiente información. Pero esto se desvaneció cuándo comenzamos a hablar con nuestros asesores y contactos”, añade.

“A partir de ese momento, un mundo que había estado escondido salió a a la luz y afloraron diversos testigos que recogemos en nuestras visitas a la isla”, destaca el autor de esta obra, de 65 minutos de duración, que fue grabada en Cuba entre los años 2012 y 2019. 

Compartir