• La reforma de la ley electoral elimina la obligación de pedir el voto con antelación e introducen modificaciones para facilitar que podáis votar en urna en las embajadas y consulados, además de por correo
27
May
2022

Era una reclamación ya casi histórica por parte de muchos de los que residís en el extranjero; una petición que, en el caso de Galicia, afecta a medio millón de personas. Miles de votos de gallegos se quedaban fuera de las elecciones al no llegar, en muchos casos, las papeletas a tiempo debido a la burocracia extremadamente exigente y los breves plazos para poder remitir el voto. Una situación que esta semana, por fin, ha cambiado. Todos aquellos gallegos que residís fuera tendréis muchas más facilidades para poder ejercer vuestro derecho en la próxima cita electoral. 

La Comisión Constitucional del Congreso de España aprobaba esta semana una reforma de la ley electoral que pone fin al llamado voto rogado, la obligación de pedir el voto con antelación que desde 2011 tenéis los españoles que vivís en el extranjero. En su lugar se han introducido modificaciones para facilitar que podáis votar en urna en las embajadas y consulados, además de por correo, y para asegurar que vuestras papeletas lleguen a tiempo para su escrutinio.

La proposición de ley se elevará ahora al Pleno del Congreso para su aprobación en junio y su posterior remisión al Senado, con lo que se calcula que estará en el BOE en otoño y que ya se aplicará en las próximas elecciones generales.

El nuevo procedimiento para los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) elimina el requisito de rogar el voto, que había hecho bajar la participación a mínimos históricos, y permitirá que esos electores puedan descargarse las papeletas de Internet, además de adelantar el envío tradicional de la documentación electoral, con lo que tendrán abiertas las dos opciones.

Asimismo, y para facilitar la participación electoral, se ampliarán los centros para votación en urna, no sólo las embajadas sino todos los consulados y los centros oficiales que se habiliten. Y del mismo modo, se ampliarán los horarios y días de votación. Lo que se ha rechazado es la opción de voto telemático y del voto por delegación pues aún no se observan suficientes garantías.

Además, se protegerá el envío de los votos emitidos en el extranjero estableciendo que se hagan llegar a España por valija diplomática. En consecuencia, se amplía dos días el plazo del escrutinio para que las papeletas lleguen a tiempo.

Otros cambios establecen que la Junta Electora Central deberá hacer un informe de las medias que se vayan tomando y que el CERA se actualizará cada cinco años para tener más localizados a los electores.

Compartir