• Liderado por Boeing, este proyecto, que aspira a hacer de nuestra tierra un referente internacional en la materia, se desarrolla en el marco de la Civil UAVs Initiative impulsada el gobierno gallego
24
Sep
2020
Dron aeropuerto
Foto: Gradiant

En los últimos años los drones se han incorporado cada vez más a nuestras vidas, tanto para el ocio como para su uso en cientos de negocios y empresas. De hecho, en España existen actualmente más de 4.600 operadores de vehículos aéreos no tripulados, según datos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Que su empleo protagoniza un nuevo nicho de mercado no es ningún secreto, y es que si ya están siendo utilizados para actividades de vigilancia, se prevé que su uso se extienda al sector primario o al ecosistema de las ciudades inteligentes; sin embargo, para dar soporte a este uso es crucial abordar la seguridad y gestión del tráfico aéreo en espacios compartidos por distintos tipos de aeronaves, tanto tripuladas como no tripuladas.

Galician SkyWay se centra precisamente en esta problemática: el proyecto aborda los problemas técnicos actuales y futuros que se pueden plantear en un escenario en el que drones y aviones no tripulados tengan una alta implantación.

Con una inversión total de casi 10 millones de eurosGalician SkyWay está liderado por Boeing Research & Technology Europe (BRTE) y se desarrolla en el marco de la Civil UAVs Initiative impulsada por la Xunta de Galicia, un claro ejemplo de la apuesta decisiva por la cooperación público-privada en el sector aeroespacial, bajo fórmula de Compra Pública Innovadora. En el proyecto participan empresas tecnológicas punteras del Polo Aeroespacial gallego como son Gradiant, TelevésCentum R&T e INTA, está última encargada de la realización de ensayos de vuelo que se llevan a cabo en el centro CIAR, que se encuentra localizado en Rozas (Lugo). Adicionalmente, otras dos empresas relevantes forman también parte del proyecto como son ENAIRE y Soticol.

Dron helicoptero
Vista aérea
Consolidación como centro de referencia a nivel internacional

Galician SkyWay encara su recta final este año 2020 dando los pasos necesarios para consolidarse como referente internacional en materia de seguridad aérea. Estos se han venido realizando varios ensayos de vuelo y pruebas de campo para validar el correcto funcionamiento de algunas de las tecnologías desarrolladas dentro del proyecto. Las pruebas se realizan en el aeródromo de Rozas (Lugo), donde en estos momentos la compañía Boeing ultima los preparativos de su proyecto de seguridad aérea

La contribución de la multinacional aeronáutica contribuye a consolidar el CIAR como un referente a nivel mundial en la experimentación, simulación, ensayos en vuelo, validación e incluso pre-certificación y certificación de tecnologías en el ámbito de los aviones no tripulados.

En este marco, el director de estrategia y desarrollo de negocio de Boeing Research & Technology Europe, Eduardo Carrillo, subraya que el proyecto, en colaboración con sus socios gallegos, es un ejemplo de colaboración público-privada y un éxito desde el punto de vista tecnológico. Según el responsable de Boeing, la Civil UAVs Initiative, en combinación con las instalaciones del CIAR, les proporciona una oportunidad singular para avanzar en tecnologías relevantes para la integración de sistemas autónomos en el espacio aéreo compartido.

Simulador aéreo
Resultados alcanzados

Como resultado de esta colaboración se instaló un laboratorio de simulación de contingencias en vuelo para UAV, que supone una importante contribución a la equipación del CIAR, fortaleciendo su competitividad como infraestructura científico-tecnológica para el I+D+i. En este laboratorio se desplegó una infraestructura de simulación para la realización de pruebas de diferentes soluciones de Detect and Avoid (Detectar y evitar). También se llevó a cabo el primer desarrollo de un sistema de contingencias para UAV totalmente autónomo en vuelo que permite evaluar las alertas identificadas por los diferentes sistemas de contingencias de abordo y tomar la decisión más adecuada según los criterios adoptados en cada caso siguiendo diferentes requisitos de seguridad, operacionales o de misión.

Asimismo, y entre las actuaciones realizadas: 

  • Se desarrolló un sistema de navegación alternativo a la navegación convencional con señales GNSS (Global Navigation Satellite System)
  • Se desarrolló una infraestructura HW/SW experimental fácilmente adaptable a cualquier dron que permite la toma simultánea y sincronizada de imágenes capturadas desde diferentes sensores de visión e inerciales con alto grado de sincronización
  • Se propusieron para patente una serie de ideas nuevas para la prevención y mitigación del riesgo ante una contingencia que implique un descenso incontrolado, así como un protocolo de actuación
  • Se desarrolló una metodología de cálculo de trayectorias seguras para el aterrizaje de emergencia en UAV de ala fija en caso de pérdida de motor
  • Se implementó una nueva solución al problema de la pérdida de comunicaciones durante el vuelo que implica la integración de diferentes equipos embarcados y en tierra, así como de un sistema de sincronización de mensajes entre el UAV y la estación de tierra, que permite conocer en todo momento la calidad de la señal y replicar la toma de decisiones de la aeronave en tierra bajo diferentes circunstancias de contingencia, acotando en todo momento la incertidumbre.

Por último, se definió una nueva interfaz con un sistema de control de tráfico proporcionado por Enaire, entidad pública empresarial que gestiona la navegación aérea en España, para proporcionar datos de contingencia en vuelo a los controladores, por ejemplo la trayectoria prevista y la incertidumbre asociada, y permitir así que estos puedan tomar mejores decisiones a la hora de coordinar el tráfico circundante en caso de posibles contingencias en vuelo de UAV y se desarrollaron técnicas de detección de ciberataque en la red de comunicaciones de los UAV. Durante los meses de junio y julio se llevaron a cabo vuelos de ensayo con las plataformas del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en las instalaciones del CIAR.

Compartir