• La Asociación Palmira Boulevard, en Ames, ofrece varios locales para los gallegos que habéis vuelto a casa para emprender
  • Precios muy asequibles y la colaboración con la burocracia administrativa, completan una oferta difícil de mejorar
10
Nov
2020
Milladoiro 1

La idea surgió por primera vez antes de que el mundo se pusiese patas arriba. O patas abajo, qué más da. Es lo que tienen las pandemias. De fondo, el Xacobeo. Y en el medio, la vocación de ayudar a quien emprende, parte principal de este breve relato, pero intenso, que nos acerca la Asociación Palmira Boulevard. Un pedacito de historia de Ames, de Milladoiro, de su comercio y de su vida.

“Habíamos pensado, con motivo del Año Santo, impulsar una serie de acciones con la Asociación de Comerciantes de Tui, para poner en valor el Camino Portugués”, relata José Manuel Fernández Gómez, presidente de Palmira Boulevard.

Todo, insistimos, lo frenó el Covid. Pero esta y otras ideas se retomaron después del estado de alarma. “Nuestra vocación ha sido siempre la de ayudar, la de facilitar las cosas a los comerciantes de Ames”, resume Fernández Gómez.

Pero también a aquellos que quieran venir desde más lejos para impulsar su proyecto profesional y personal. A fin de cuentas, el emprendimiento no entiende de fronteras.

Y ese fue, precisamente, el origen de otra historia, de esta historia. La que llevó a la Asociación a ponerse en contacto con la Secretaría Xeral da Emigración de la Xunta de Galicia, pensando en los emprendedores retornados y en la posibilidad de abrirles las puertas de Ames para promover sus iniciativas.

“Tenemos varios locales listos para entrar, y a precios muy accesibles. Damos todas las facilidades”, prosigue José Manuel, con el convencimiento propio del que ha visto crecer muchos proyectos. Y en campos muy distintos.

Porque en Milladoiro hay un poquito de todo, de hostelería, de comercio, de textil, de ropa, de pastelerías… de proximidad a fin de cuentas. Un espacio al que llegar y en el que quedarse. “Nuestra idea siempre ha sido contar con iniciativas diversas, para que la gente venga y tenga todo a mano”.

Milladoiro 2
Milladoiro 4

Un escenario al que se sumó la idea del retornado; de los hijos y nietos de aquellos que un día tuvieron que partir. O simplemente, de los jóvenes que marcharon en busca de una vida mejor, y que ahora vuelven a casa. Y a dónde mejor que a ese rinconcito de Ames en el que, en colaboración con la Secretaría Xeral, la asociación ofrece varios locales listos para entrar. Tres de ellos, para retornados que quieran emprender.

La vocación emprendedora del que retorna

“Pensamos en esa vocación emprendedora del que vuelve, de la que tantas veces hemos oído hablar. Nos pusimos en contacto con la Secretaría hace meses, pero con la pandemia se quedó todo en el aire. Después de que se levantase el estado de alarma lo volvimos a intentar, y tuvo una acogida muy buena”, relata José Manuel, mientras que profundiza en uno de los espacios ofrecidos. 

Se trata de un local que cuenta ya con una línea de explotación concreta que mezcla la vinoteca con la degustación de quesos y conservas. “Tenemos un acuerdo con una bodega y llevamos tiempo trabajando en el proyecto. Está todo preparado. Solo hay que llegar y ponerse a trabajar”, resume, orgulloso, José Manuel.

Como orgulloso está también de las facilidades que ofrecen para superar los tediosos trámites administrativos. Ese pantano burocrático en el que uno se va hundiendo poco a poco. “A la gente que viene a Milladoiro tratamos de ayudarles con el papeleo, para que se puedan centrar en su negocio”. ¿Se puede pedir más? Tal vez, quién sabe. Mientras tanto, la Asociación Palmira Boulevard abre sus brazos desde Ames esperando a quienes quieran emprender.

Para ello, basta con facilitar un plan de trabajo que detalle la viabilidad del proyecto y contar con una estrategia de dinamización y competencias en el campo digital. El mundo en tiempos del Covid, claro.

Los interesados sólo tienen que escribir un correo electrónico a asociacionpalmirabulebar@gmail.com o llamar al 981531293.

¿A qué estás esperando?

Compartir