• La crisis del coronavirus les obligó a cerrar sus puertas. Hoy , la línea de apoyos promovida por el gobierno de la comunidad permite a 200 entidades gallegas de todo el mundo impulsar distintas actuaciones de mantenimiento y organizar actividades
08
Jul
2020
Centro gallego de Montevideo

Hace no tanto, o tal vez sí, Uruguay se hacía mayor mientras que cientos de barcos arribaban a cargados de gente y de esperanza, muchos de ellos gallegos que aspiraban a labrar un nuevo sueño. Estamos hablando de hace 140 años, cuando la población gallega sumaba ya entorno al 5% de los habitantes del país, y cuando nacía el Centro Gallego de Montevideo. Pionero y decano entre el asociacionismo emigrante, vivo y activo case siglo y medio después, como muchos otros; embajadores todos ellos, en cierto modo, de nuestra tierra por el mundo.

Y todos ellos, también, afectados ahora por la pandemia del Covid-19, ese virus del que oímos hablar hace ya tiempo en un lugar entonces aún remoto, y que ha terminado por cambiarlo todos. En el caso de las entidades gallegas, les obligó a cerrar sus puertas, limitando el desempeño de actividades o el alquiler de sus instalaciones para acoger actos y eventos, principales fuentes de financiación en muchos casos.

Para paliar esta situación, el gobierno gallego reforzó la línea de apoyos centrada en las entidades gallegas de todo el mundo, incrementando las subvenciones en un 50%. En total se ha destinado un millón de euros para cubrir tanto costes de funcionamiento como organización de actividades relacionadas con Galicia y su cultura, tradición y costumbres.

Asimismo, el gobierno autonómico está ultimando la resolución de la línea de ayudas destinada a contribuir a hacer frente a los gastos de mejora y adquisición de equipamientos de las entidades gallegas en el exterior. Otro balón de oxígeno para los mejores representantes de la marca de Galicia en todo el mundo.

Compartir