• Estas becas de excelencia han ofrecido hasta ahora la posibilidad de retornar a más de medio millar de gallegos de todo el mundo para cursar sus estudios de post grado en alguna de las universidades de la Comunidad
  • Su procedencia demuestra la universalidad de nuestra tierra, sumándose este año Rusia y Países Bajos a la lista de países de procedencia
17
Sep
2020
Seminario

Aquellas imágenes en blanco y negro de miles de gallegos embarcando en enormes buques que ofrecían un futuro tan incierto como cargado de esperanza, cobran hoy el color de lo moderno. De la juventud de la diáspora, heredera de una historia que, en muchos casos, quiere volver a sus raíces. Es el caso de los cientos de jóvenes gallegos que, hasta la fecha, han vuelto a Galicia gracias a las becas BEME, una iniciativa puesta en marcha por el gobierno gallego para cursar en alguna de las tres universidades de la comunidad los estudios de post grado.

Un programa que habla también de la universalidad de nuestra tierra. Con gallegos dispersos por más de 140 países de todo el mundo, las BEME suman este años dos nuevos países de origen -Rusia y Países Bajos- a una lista que ya contaba con 25 estados en las tres ediciones anteriores y en la que destacan Venezuela, Argentina, Brasil y Uruguay. 

Hasta la fecha, más de 500 jóvenes han tenido la oportunidad de volver a Galicia gracias a un programa que arrancó en 2017, cuando llegaron a la comunidad los primeros cien becarios de la modalidad de máster, cifra que se volvió a repetir en la convocatoria de 2018, mientras que en 2019 el número se amplió a 150. Además, en los dos últimos ejercicios se han ofertado otras 200 plazas de FP, que han permitido traer de vuelta a Galicia a cientos beneficiarios que, en muchos casos, retornaron acompañados de sus familias.

Muchos son jóvenes nacidos en Galicia que ahora vuelven a nuestra tierra -este año 23- cumpliendo así uno de los objetivos prioritarios del programa. En este grupo se encuentran precisamente los dos becarios procedentes tanto de Rusia como de los Países Bajos.

Del resto de los casi 150 beneficiarios de esta edición, 54 residían en Argentina, 20 en Venezuela, 16 en México, 13 en Uruguay, 12 en Brasil, 10 en el Reino Unido, 6 en Cuba, 3 en Chile y otros 3 Alemania, 2 en Portugal, 2 en Italia, y 1 en Canadá, Ecuador, Francia, Países Bajos, Rusia y Suiza, respectivamente. De ellos, 59 cursarán sus estudios en la Universidad de Santiago de Compostela, 57 en la Universidad de Vigo, y 31 en la Universidade da Coruña.

Respecto a la edad media de los beneficiarios de esta cuarta convocatoria de las Bolsas Excelencia juventud Exterior, esta se sitúa en 29 años. Además, las mujeres vuelven a concentrar el 56% de las bolsas, manteniendo un año más la tendencia iniciada ya en el primer curso el de 2017/2018.

Diplomas BEME
Acto de entrega de diplomas de la tercera convocatoria.
Grupo BEME
Foto de grupo de los becarios de la segunda promoción.
Entre 7.000 y 11.574 euros

Este programa está dirigido a gallegos por nacimiento o descendientes por consanguinidad que acrediten un mínimo de dos años de residencia en el exterior. La beca -cuyo importe es de 7.000 o 7.650 euros (según la persona beneficiaria proceda de Europa o del resto del mundo) por curso completo de 60 créditos ECTS-, se destina a cubrir los gastos de matrícula, viaje, alojamiento y mantenimiento en la Galicia territorial. Aquellos que se matriculen en un curso de mayor duración (90 créditos) dispondrán de un presupuesto total de hasta 11.475 euros (en función del continente de origen del alumno).

Las BEME buscan incentivar el retorno de los gallegos del exterior, no solo de los emigrados, sino también de sus descendientes, favoreciendo su incorporación a los centros de enseñanza secundaria y al sistema universitario de Galicia.

Compartir