• El cocinero gallego preparará diferentes platos que se podrán adaptar a los distintos países
  • Los interesados, podréis participar en la elaboración a través del Facebook live de la Secretaría Xeral da Emigración
12
Jun
2020
André Arzúa 2

Galicia es muchas cosas y lo es todo. Es mar, es montaña, es lluvia y también sol. Es la hospitalidad de sus gentes, y la falsa timidez que disfraza la prudencia. Es el olor de la costa, de las castiñeiras en otoño; el ruido de las gotas en invierno; y el sabor que se inhala en bocados que mezclan mar y tierra. Nuestra gastronomía.

La cocina gallega surge hoy como un conjunto de tradiciones, sabores e innovaciones. Un territorio con grandes materias primas y mejores chefs. Entre ellos, André Arzúa, que desde el año 2008 y hasta el 2015 impartió cursos de cocina en diferentes países como España, Suiza, Cuba, Bolivia o Brasil. Durante este tiempo ha publicado dos libros: “Cociña” y “Cociña II”, en 2007 y 2015, y ha trabajado en diversos programas de televisión.

Un amplio currículo del que, más allá de sus actuales obligaciones profesionales, ahora saca tiempo para acercaros las mejores recetas gallegas. André Arzúa se incorpora al Aula Galicia Aberta, preparando en abierto, y con todos los que lo deseéis, sus mejores platos para los gallegos del mundo. Una experiencia gastronómica a la que incorporará, en la medida de lo posible, los ingredientes y métodos empleados en las diferentes cocinas de vuestros países de acogida.

Plato 1
Plato 2
Plato 3

Cualquier sugerencia que tengáis, se la podréis aportar en directo, interactuando con él a través del Facebook Live de la Secretaría Xeral da Emigración. Dudas, comentarios o aportaciones que harán que todo el mundo disfrute de la experiencia y se consiga el mejor plato posible.

Este seminario de cocina se incorporará en próximas fechas al aula Galicia Aberta, que durante esta pandemia os ha acercado clases de canto y pandereta, percusión, gaita, baile y sesiones de cuentacuentos en gallego. Un amplio abanico de parte de nuestra cultura al que le faltaba, sin duda, la gastronomía.

Compartir