• El cambio de mes marca la apertura de los albergues de peregrinos de titularidad pública, de la Catedral y de la Oficina del Peregrino
  • La prioridad sigue siendo ofrecer una Galicia segura. Para ello, entre otras acciones, se está finalizando un manual preventivo para la ruta jacobea, a falta de su validación definitiva por parte de las autoridades sanitarias
10
Jun
2020
Camino Santiago 2

En cualquier mañana que despide la primavera hacia el verano, el amanecer huele mezcla de jazmines con castaños, de rosas con pinares, de eucalipto, de tierra que se mezcla entre el asfalto. En esa primera hora, cuando el sol es apenas una intuición que comienza a teñir el cielo de morado, el trasiego de pies marca el ritmo de miles de peregrinos que comienzan su goteo de pueblo en pueblo, de albergue en albergue, aprovechando las horas más tímidas del mundo para completar su jornada hacia Santiago.  

Así ha sido durante siglos, desde que la aparición de la tumba del apóstol situó a Compostela a la altura de Roma y de Jerusalén. Del sepulcro vacío de Jesús y de los restos de Pedro. Una peregrinación que nunca había cesado hasta este año, cuando la crisis del coronavirus cerró hostales, albergues y caminos; confinó a los peregrinos en sus casas; y envolvió en silencio las torres vigilantes de la Catedral, anhelo de miles de personas.  

Pero por fortuna, todo pasa. Incluso las pandemias. El próximo 1 de julio el Camino de Santiago comenzará su particular desescalada hacia una ‘nueva normalidad’. Un paso más, reflejo de esa Galicia segura que quiere volver a acoger a todo el mundo.

Para ello, la Comisión Organizadora del Xacobeo 2021, en la que participan el gobierno autonómica, el Concello de Santiago y la Iglesia compostelana, ha consensuado las primeras decisiones: el mencionado 1 de julio, miércoles, marcará la apertura de los albergues de peregrinos de titularidad pública, de la Catedral y de la Oficina del Peregrino.   

Concha Camino
Peregrino Santiago
Mochilas peregrinos

Los miembros de la Comisión coinciden en la importancia de abordar una recuperación segura y pautada del Camino, respetando las medidas de seguridad sanitaria y atendiendo a las condiciones de movilidad que se establezcan.

Un manual con medidas y recomendaciones

En este sentido, se está finalizando un manual preventivo para el Camino, a falta de su validación definitiva por parte de las autoridades sanitarias. El documento ha sido elaborado en coordinación con el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), y servirá como protocolo integral de actuación en las rutas xacobeas, agrupando medidas y recomendaciones en los diferentes servicios e infraestructuras que el peregrino encuentra a lo largo del Camino.

Asimismo, ayer comenzaron a impartirse, con una oferta de 500 plazas, los cursos en línea de formación en materia de seguridad higiénico-sanitaria dirigidos a trabajadores de albergues. Y permanece abierta la convocatoria de ayudas directas para que el sector turístico y de la restauración puedan adaptar sus negocios, a la que también pueden acudir los establecimientos del Camino.

Diferentes pasos, con un mismo objetivo. Que el camino vuelva a sonar. Por ahora, julio es  el nuevo punto de partida hacia un Año Santo, el 2021, que tiene vocación de permanencia. Quién sabe.

Catedral
Compartir