• La revista científica 'The Lancet' afirma que los primeros resultados de la Sputnik V son prometedores: es segura y genera anticuerpos
08
Sep
2020
Vacuna

La 'nueva normalidad' está marcada por muchas cosas que jamás pensamos en vivir. Alguna de ellas, sin duda, retrotrae a la añoranza, a la necesidad de recuperar, en algún momento, aquella 'vieja normalidad' o 'normal normalidad' henchida de besos y de abrazos, y carente de cualquier tipo de mascarilla insoportable.

Nadie sabe cuánto falta para llegar hasta ahí, pero todos coinciden en que el paso previo, ineludible, es la consecución de una vacuna eficaz. La primera, registrada por los rusos, ha despejado esta semana parte del escepticismo generado tras publicar la prestigiosa revista 'The Lancet' un artículo en el que se afirma que sus primeros resultados de la vacuna son prometedores: es segura y genera anticuerpos. 

Son las conclusiones de las fases uno y dos de un ensayo realizado por ahora en 78 personas de entre 18 y 60 años, y que en su fase tres prevé alcanzar a unos 40.000 ciudadanos. Un escenario en el que comienza a pensarse ya en la distribución de la vacuna Sputnik V -nombre que homenajea al primer satélite lanzado al espacio en 1957-, y que en España correrá a cargo de la empresa gallega IberAtlantic.

"Estamos especialmente satisfechos de la confianza depositada por Roscongress -fundación rusa que remitió la propuesta de distribución- para la aportación en la distribución y el alcance de la vacuna rusa y ayudar a paliar los efectos tan negativos de esta pandemia”, afirma Pedro Mouriño, CEO de IberAtlantic. 

A la espera de un plazo concreto 

Según informan las autoridades rusas, la vacuna garantiza una inmunidad estable, por un periodo de hasta dos años, y ha sido autorizada por estar su seguridad probada según los estándares y normativas del país. El Gobierno ruso está produciendo la vacuna y ha iniciado una campaña de inoculación, en primera instancia y de manera voluntaria, a personas trabajadoras de los sectores sanitario y educativo.

Aún no existe plazo concreto para la comercialización de la vacuna rusa, ya que el fármaco tiene que superar los trámites necesarios para el cumplimiento de las normativas europea y española, que son muy exigentes.

“No hablamos de plazos, sino de cumplimiento de normativas. No podemos decir con exactitud cuánto se prolongará el proceso hacia la comercialización, esto depende de los organismos europeos”, afirma Irina Krivich, responsable de desarrollo de negocio en IberAtlantic para el mercado de Rusia & CIS.

IberAtlantic está acompañando el proceso como socio en España y como puente hacia el mercado iberoamericano y africano. “Nosotros somos una empresa que hacemos trading… es decir, de comercio internacional, y estamos orientados a mercados de África e Iberoamérica”, apunta Mouriño. Y añade: “Aún es pronto para hablar las condiciones y términos concretos de la colaboración, que podría concretarse bajo distintas modalidades”. IberAtlantic podría buscar alianzas para la distribución o fabricación de la vacuna rusa mediante una licencia de patente, o podría actuar como agente en el apoyo para la aprobación de la vacuna.

El proceso de comercialización internacional de la vacuna rusa, ya sea en el ámbito nacional, europeo o iberoamericano, aún debe superar diferentes etapas y tramites regulatorios, si bien su registro en Rusia da esperanzas para lograr una protección duradera y así detener la pandemia.

Laboratorio
Compartir