• Colores claros, patios cubiertos y en armonía con su entorno, algunas de las claves del Plan de nueva arquitectura pedagógica de nuestra tierra
26
May
2021
Arquitectura pedagógica

La pandemia y el futuro más inmediato caminan, a menudo, estrechamente relacionados. Es el caso de los centros educativos gallegos del futuro, diseñados y pensados a raíz de las enseñanzas de la actual crisis sanitaria y atendiendo a un modelo ambicioso y pormenorizado, el Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica.

Colores claros en fachadas e interiores, patios cubiertos con pistas multideporte, sostenibilidad desde el punto energético y armonización con el entorno donde se ubican, bien sea un ámbito urbano o rural. Estas son algunas de las claves recogidas en la guía del Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica de Galicia.

Un manual sobre el que la Administración autonómica quiere asentar las bases para la renovación del más de un millar de centros educativos que se reparten en 275 de los 313 ayuntamientos gallegos y que cuentan con una edad media de unos 40 años.

La guía, promovida por la Xunta y con la participación del Colexio de Arquitectos de Galicia, Fegamp y parte de la comunidad educativa, ha sido presentada esta semana en un acto en el que se el propio titular de Educación de la Xunta, Román Rodríguez, ha destacado que el objetivo no es que todos los centros educativos sean iguales, sino asentar "una serie de criterios básicos" para armonizar la arquitectura institucional y "desde ahí, aplicar la libertad creativa de los proyectistas".

El documento aborda, bajo una "doble" perspectiva arquitectónica y pedagógica, una serie de parámetros y medidas para afrontar los "retos" del futuro en el sistema educativo: desde eliminar las barreras arquitectónicas a avanzar hacia la digitalización de las metodologías o mejorar la eficiencia energética de los edificios.

En la actualidad, el 70% de los centros educativos son de infantil y de primaria. La edad media de los inmuebles es de 40 años, ya que muchos de ellos fueron construidos al amparo del plan de emergencia puesto en marcha con la aplicación de la Ley General de Enseñanza Básica durante la década de los 70.

Así las cosas, el plan plantea que todos los centros cuenten con una pista multideporte y un patio cubierto que sirva, además de para el tiempo de ocio de los alumnos, para su aprovechamiento de cara a nuevas metodologías de aprendizaje.

En los exteriores, el manual apuesta por la habilitación de cubiertas inclinadas con aleros, cierres que aúnen las condiciones de seguridad en consonancia con la "filosofía" de abrir los centros y gamas grises en la pala cromática para dotar de color a los elementos del complejo educativo.

En interiores, la guía recomienda colores en tonalidades claras y distribución de los elementos para sacar provecho de la luz natural; todo ello en espacios accesibles y con mobiliario adaptado a cada ciclo educativo con mesas poligonales o de triángulos.

El plan se alimenta de la experiencia vivida con la pandemia de Covid y establece que la ventilación natural "es suficiente" para evitar concentraciones de CO2. En cuanto al emplazamiento, el objetivo es que, además de estar integrado en el espacio que ocupa, se fomenten itinerarios peatonales para así evitar el acceso rodado "que tantos conflictos genera en el ámbito educativo".

Apertura a toda la sociedad

Una de las novedades que introduce el Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica de Galicia es la intención de Galicia de abrir los centros educativos para que sus instalaciones, desde las pistas deportivas a las bibliotecas u otras equipos, puedan ser empleadas por la ciudadanía en general.

En este sentido, la Administración autonómica trabaja con la Fegamp para la elaboración de un convenio que recogerá las condiciones para esta apertura a los vecinos de las instalaciones educativas y que el uso por parte de los ciudadanos se realice con todas las garantías.

Apuesta por la biomasa

Asimismo, mejorar la eficiencia energética de los centros educativos es otra de las metas de un documento que pretende llevar a cabo un cambio en la "filosofía" de cómo se entienden las infraestructuras educativas.

En este sentido, además de la sustitución de luminarias por bombillas LED y el mejor aprovechamiento de la luz natural, el plan propone la sustitución de calderas tradicionales por otras que tengan como combustible la biomasa.

Compartir